Maravilloso Desgarro en WordPress

I Love Melissa Wolf

Hola Melissa,
perdona que te tutee, pero después que empezaron a llamarme “señora” yo empecé
a tutear a la gente, -¡me pareció un derecho proporcional!-. Acabo de
descubrirte  – la verdad es que Yimmi ejercitando un experimento
de cuánto me conoce me pasó el link del aburrido
gato de nueve colas
en el blog de los hermanos chang… y el
resto fue en bajada; de allí me lancé sin paracaídas a tu blog y oliéndote el
rastro terminé aquí en tu space
todo en menos de media hora-.Así soy yo, de profundos amores fugaces, los expertos le
llaman compulsividad obsesiva – y deben tener razón porque no logro enfocarme
en una sola cosa por mucho tiempo-.

La cosa es que llegué aquí y ahora quiero devorarte toda,
pero desde el principio. Espero que con un simple “me gusta” no te sientas
decepcionada; antes un “me gusta” ante cualquier forma expresiva me parecía
terrible: corta, aburrida, imprecisa… pero hoy en día, quizás por madurez o
pretensión de ella, he aprendido a valorar la simpleza de lo directo, sin
muchos adornos ni presunción, cayendo en cuenta de que un “me gusta” significa
que “eso” forma parte de uno.

Te seguiré leyendo – ¡esto no es acoso!-.

11 _05_07

Demasiado
mentiroso para mí de Melissa Wolf

Qué buena manera de congraciarse con un hecho vital; con
aquello que nos diferencia entre otras muchas “cualidades”? de los
animales. Nosotros mentimos… pero de ida no parece tan grave, se pone feo
cuando viene de regreso… Con tu texto, volví a hacer las pases con las
mentiras. Hace tiempo hice una tregua con las mentiras, no se puede prescindir
de ellas, no se puede vivir en un mundo de honestidad. Pero como todas las
demás acciones humanas, se puede elegir qué mentiras convienen más a todos,
cuáles hacen de la vida una experiencia más amable… Como siempre la culpa no
es de la mentira, sino de su elección y finalidad. Creo que el peor tipo es el
que ni siquiera tiene finalidad y responde a un acto impulsivo como la perdida
del control de esfínteres.

Un
viejo diario de Melissa Wolf

Agradezco que esté escrito y disponible. También admiro la
fuerza y determinación, tuya – por participar, asimilarlo, superarlo y seguir
siendo tu y creyendo en lo que crees – y de las demás chicas donde quieran que
estén que dediquen su vida a cualquier trabajo o pasión que implique usar su
cuerpo como materia prima; y cuando digo “cualquiera” es en serio:
desde la chica de la esquina, pasando por la del tubo, la de la corona, la de
la portada y la pasarela, la del foco de la cámara de fotos o de película
porque para ello hay que ser grande.

15_05_07

Anuncios
Esta entrada se publicó el 17 mayo, 2007 en 15:42 y se archivó dentro de Comunicación e Información. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: